Práctica de Yin yoga para el otoño.

May 11, 2022 | Sexto Elemento, Yoga | 0 Comentarios

El yin yoga viene a complementar y completar otros estilos de prácticas o actividades físicas que denominamos yang en la que se busca ejercitar los tejidos del cuerpo que fomentan la energía del calor, el movimiento y la fuerza. Las prácticas yang son aquellas que promueven principalmente la activación muscular en dinamismo. En la práctica del yin yoga buscamos la quietud, la calma […]

El yin yoga viene a complementar y completar otros estilos de prácticas o actividades físicas que denominamos yang en la que se busca ejercitar los tejidos del cuerpo que fomentan la energía del calor, el movimiento y la fuerza. Las prácticas yang son aquellas que promueven principalmente la activación muscular en dinamismo.

En la práctica del yin yoga buscamos la quietud, la calma y el estímulo de tejidos conectivos profundos como es la fascia, los ligamentos, tendones y huesos.

Asimismo, la forma en que ejercitamos esta práctica de yoga nos lleva a la meditación profunda y a la relajación, promoviendo la conexión con la energía del cuerpo sutil mediante los sistemas de chakras, meridianos, 5 elementos y sistema de órganos de la medicina tradicional china.

Las asanas o posturas se realizan en quietud y permanencia por tiempos prolongados que pueden variar de 3 a 5 minutos, hasta incluso 20 o más en practicantes avanzados. Uno de los beneficios de la práctica es que activa el sistema nervioso parasimpático que ayuda a calmar, metabolizar y restablecer las funciones orgánicas del cuerpo.

La naturaleza del yin es fría y se vincula al elemento agua, que simbólicamente representa nuestras emociones. Es por eso que a esta práctica se la denomina también como una práctica emocional/espiritual.

Sus fundamentos se enraízan en la filosofía del Taoísmo y el Tantra. De aquí que el yin deviene del tao (China) y el yoga (Tantra) de India.

El yin yoga colabora a restablecer la homeostasis del cuerpo físico, mental y emocional a través de la práctica en la que vamos encontrando la propia guía, voz interior que se expresa en y a través del cuerpo.

En su aspecto estacional, el yin yoga busca potenciar la salud de los órganos internos predominantes en cada estación. Las asanas o posturas  propician el flujo de energía sin obstáculos a través de los meridianos correspondientes.

Como parte de la naturaleza, los humanos tenemos que prepararnos para cada cambio de estación. En esta época otoñal donde la luz es más débil, la temperatura ha bajado y los árboles cambian de color y sus hojas caen después de haber transitado el periodo más yang del año y de mayor actividad,  la naturaleza se está preparando para entrar en un nuevo ciclo, un ciclo más yin, de descanso.

Debemos conservar los beneficios del verano, almacenarlos y soltar lo que es innecesario, lo que no nos sirve, tal y como hacen los árboles soltando sus hojas. A medida que el clima se vuelve más frío comenzamos a llevar la energía hacia adentro, lo que nos da tiempo para detenernos, reflexionar, evaluar y procesar lo que nos ha dado la temporada de crecimiento del verano.

Para acompañar este tránsito otoñal les comparto esta secuencia de yin yoga:

Según la medicina tradicional china en el otoño predominan los siguientes aspectos:

Elemento:  Metal.

Emoción: Tristeza.

Órgano yin: Pulmones.

Órgano yang: Intestino grueso.

Esta secuencia está diseñada para estimular meridianos de pulmones e intestino grueso.

Recomendaciones para la práctica:

Sí nunca practicaste yin yoga, éstos son los tres principios a tener en cuenta:

– No vayas al 100% de tus posibilidades en la postura, comenzá suave y lento en un 30 -40% de tus posibilidades, el cuerpo lentamente irá cediendo sólo.

– Una vez qué entres a la postura, permanece en quietud. Sólo movete cuando sientas que tu cuerpo te invita a profundizar.

– Permanecé ahí, aunque se vuelva incómodo.

Los beneficios tanto físicos cómo energéticos y emocionales de esta práctica radican en el tiempo de permanencia.

Entre postura y postura toma un descanso de un minuto, en la postura de la estrella (boca arriba, los brazos y piernas están separados).

¡Que disfrutes tu práctica!

Comienza conectando con tu respiración natural.

Crea una intensión para tu práctica.

Giro con media Rana. Mantené 4′ por lado, colocá mantas en las partes de tu cuerpo qué sientas molestias. Dirigí la respiración a el corazón. Siente cómo se expande al inhalar y se suaviza al exhalar.

La esfinge (opción 1)
Mantén 4′ . Accede a un punto de quietud, intenta permanecer ahí y respirar.
La esfinge (opción 2)

Anahatasana, mantené 4 ‘. Sí notas mucha compresión en los hombros flexiona los codos. Dirigí la respiración a tu corazón.

Ramas retorcidas. Mantené 4 ‘ de cada lado. Repetí mentalmente » yo estoy al inhalar y en paz al exhalar».

Postura de refugio. Mantené 3′.

Bananasana. Mantené 4′ por cada lado. Antes de cambiar a otro lateral, lleva las rodillas al pecho y masajea tu columna baja y media.

Mariposa reclinada. Mantené durante 4 minutos, rendite a la fuerza de gravedad.

Relajación final. Recordá la intensión qué creaste al comenzar tu práctica. Rendite al merecido descanso. Al inhalar visualizá que te cubre una ola de paz, al exhalar imagina qué esa ola se lleva el estrés.

Profesora: Gabriela Morantes.

Gabriela Morantes
Gabriela Morantes

Agua

ORIGEN

ORIGEN

Hay tiempos y lugares que estuve y que recuerdo,otros que imagino porque nunca estuve…otros que habiendo estado, no los recuerdo…y otros que...

“Mar de Lejos”

“Mar de Lejos”

Allá por el año 2008, estudiaba en Buenos Aires y extrañaba mucho el mar y por lo tanto lo pintaba… Son miles los kilómetros que separan la tela de...

Fuego

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *