Vecinos comprometidos con la preservación de la naturaleza

Jul 10, 2022 | Una manera de hacer | 0 Comentarios

El perjuicio posible, a una zona de mallines, por la explotación petrolera en la zona de El Trébol, logró que la movilización ciudadana la salve. El Buen Vivir acudió a una jurista, especialista en medio ambiente, con el fin de conocer la legislación acorde. POR MARCELO MELO Un mallín, en el sur de la Argentina […]

El perjuicio posible, a una zona de mallines, por la explotación petrolera en la zona de El Trébol, logró que la movilización ciudadana la salve. El Buen Vivir acudió a una jurista, especialista en medio ambiente, con el fin de conocer la legislación acorde.

POR MARCELO MELO

Un mallín, en el sur de la Argentina que habitamos, es una zona de tierras bajas inundables, humedales, cuya importancia reside tanto en cuestiones biológicas -su valiosa biodiversidad- como económicas, siendo fuente permanente de forraje, lugares aptos para cultivos, entre otras posibilidades de desarrollo.

Los mallines pueden ser permanentes o temporales, y los hay fértiles y salinos. También, en algunas regiones, incluye suelos muy livianos, ya sea a nivel subterráneo o de superficie (llamados guadales), con muy poca o nula capacidad de soportar cargas, por lo que, al realizar una construcción, es altamente probable que al cabo de muy pocos años, la edificación sufra graves roturas en su estructura. Presentan una gran variedad de tamaños y formas, constituyendo pequeños ecosistemas, en áreas muy localizadas y relativamente aisladas, o componer un complejo de humedales encadenados que ocupan las líneas de drenaje en sierras y mesetas o en las planicies de inundación de los grandes valles.

Por último, habrá que saber que el origen del término es mapuche, y ha sido ampliamente adoptado, partiendo de la toponimia regional, hasta su uso común en estudios y trabajos científicos.

La introducción sirve para conocer parte de la geografía, cercana al límite entre Chubut y Santa Cruz, que estuvo a punto de destruirse por una explotación de la empresa petrolífera YPF, en la zona conocida como El Trébol (por Ruta 26 entre Comodoro Rivadavia y Sarmiento) pero, gracias a que la participación de vecinos de todo el país se movilizó al Ministerio de Ambiente chubutense, se frenó a YPF y se le exigió que readecue la obra.

Ante el inicio del movimiento de suelos junto a un mallín de “El Trébol”, vecinos de Comodoro y otras provincias hicieron la correspondiente denuncia ante el Ministerio de Ambiente de Chubut y en las redes sociales, lo cual generó una inspección por parte del organismo provincial en el yacimiento donde la empresa YPF S.A. había comenzado actividades que podrían dañar un mallín, uno de los pocos humedales patagónicos que quedan en la región.

El Buen Vivir fue al encuentro de una especialista en Derecho Ambiental, la abogada María José Quintana Dourado, investigadora diplomada en Derecho de Daños, quien reafirmó nuestra introducción inicial, remarcando la necesidad de protección de estas áreas que se extienden en diferentes zonas de la región, al pie de las mesetas del Golfo San Jorge y también en la zona costera.

Comenzó narrando que “son ecosistemas de gran fragilidad, que lamentablemente se han deteriorado mucho, por tantos años de explotación petrolera”. Agregando que, si su conservación se encuentra con gran fortaleza, es porque “la presencia de estos ecosistemas, está directamente vinculada al valor de los campos para la cría de ganado en la zona, dado que en el mallín se produce entre 20 y 30 veces más forraje, que en la zona de meseta. Por ello, el tamaño y la calidad de conservación y gestión sustentable «es vital”, añadió.

Argentina y la Convención Ramsar

Enseguida se adentró en la cuestión legal. Y fue bien clara al respecto, señalando que Argentina está obligada a su protección, ya que firmó un pacto internacional: “Los mallines se hallan protegidos, a nivel global, por la Convención Ramsar (firmada en 1971 en Irán), que busca la conservación y el uso racional de todos los humedales a través de acciones locales y nacionales sumado a la cooperación internacional como una contribución para lograr el desarrollo sostenible en todo el mundo. Argentina es parte de este Acuerdo Internacional ya que adhirió mediante la Ley 23.919”.

De ahí que el Ministerio de Ambiente de la Nación es el órgano técnico que se encarga de coordinar las políticas de protección -con los organismos provinciales- ya que, según el Art.124 de la Constitución Nacional, las provincias detentan el dominio original de los recursos naturales. Pero también es de vital importancia, recomienda la jurista, que la comunidad toda se involucre en la gestión, preservación y monitoreo de este tipo de sitios, “dada la importancia que representan para la biodiversidad, la lucha contra la estratificación y la protección integral de ambiente, para el presente y las generaciones futuras”, consignó.

Adentrándonos en la situación legal provincial, con colisión de derechos entre la protección que tiene los humedales y la explotación petrolera, María José Quintana Dourado fue muy concreta, al señalar que, en Chubut, está prohibido perforar pozos en zona de mallines.

“Precisamente por esto, fue que la semana pasada, vecinos de Comodoro y localidades aledañas, y de otras provincias de la Argentina, se alarmaron, debido a que se iba a perforar un pozo de petróleo cerca de un mallín en la zona de El Trébol, poniéndolo en serio riesgo de daño, cuestión que está prohibido, porque altera su hidrodinámica y afecta su delicado ecosistema. De avanzar, implicaría un daño al ambiente muy difícil de revertir. El Ministerio de Ambiente de Chubut frenó la obra, hasta tanto se adecue y pueda garantizarse la no afectación del lugar”, especificó.

Obras consideradas clandestinas

Se hace necesario recordar, que toda actividad que sea susceptible de degradar el medio ambiente, debe pasar por un proceso de Evaluación de Impacto Ambiental previo, en el cual se garantice la participación ciudadana, la consulta a pueblos originarios, libre, previa e informada. “De no cumplir con estos requisitos, las obras se consideran clandestinas, según la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es vinculante para el ordenamiento interno de nuestro país conforme el Art. 75 inc. 22 de la Constitución Nacional. Así también, la destrucción y/o afectación de un mallín -puede incluso- encuadrarse como un delito de daño penado en el art. 183 del Código Penal de la Nación”, consideró la abogada Quintana.

Ciudadanos por el cuidado ambiental

La participación de los habitantes está garantizada por las normas constitucionales y convencionales, lo que la convierte en una obligación del Estado a la hora de avalarla. “Todo lo cual, nos da la pauta de la importancia que tiene la participación ciudadana activa en la preservación del ambiente, en el cuidado de áreas como éstas, que cada vez son más escasas”, señaló; de ahí el gran valor de preservar y protegerlas entre todos, porque el ambiente nos aúna, y como tiene dicho la Corte Suprema de la Nación: “el daño que le hacemos al ambiente, nos lo hacemos a nosotros mismos”, por cuanto formamos un todo con él, de manera ineludible. La salud del ambiente como tal, repercute de manera directa en la salud de la comunidad, finalizó antes de brindarnos una visión poética del asunto.

MALLIN

“Cuando veo el silencio de las oscuras mesetas, descansando a la orilla del pálido mallín, me embarga una emoción y un respeto, tan grandes, por la salvaje belleza de nuestra Patagonia Austral. Es entonces, cuando las preguntas de por qué y para qué, encuentra la respuesta suspendida en el aire helado, que flota sobre la bella silueta del serpenteante fondo del valle”, invitando a proteger nuestro entorno natural, que no es nuestro, sino de las generaciones futuras: ¡Siempre!.

Abogada: María José Quintana Dourado

El Buen Vivir
El Buen Vivir

Agua

ORIGEN

ORIGEN

Hay tiempos y lugares que estuve y que recuerdo,otros que imagino porque nunca estuve…otros que habiendo estado, no los recuerdo…y otros que...

“Mar de Lejos”

“Mar de Lejos”

Allá por el año 2008, estudiaba en Buenos Aires y extrañaba mucho el mar y por lo tanto lo pintaba… Son miles los kilómetros que separan la tela de...

Fuego

Historias que abrigan

por MARCELO MELO A las puertas de un nuevo invierno, fuimos al encuentro de trabajadoras del tejido en el telar, quienes alojan saberes...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *